Te llamamos


logo enchufados

Ver versión de escritorio


Conti carga contra Endesa por su "lentitud" en la fusión con Enel

20 May, 2013

EN UN DISCURSO CONFIDENCIAL AL QUE HA TENIDO ACCESO ESTE MEDIO

Enel ha decidido reorganizar la cúpula directiva de Endesa con el proyecto conocido como One Company, que lleva en funcionamiento desde el año pasado. Una integración de la empresa española en la multinacional italiana que se produce por iniciativa del consejero delegado del holding, Fulvio Conti, tal y como expresó con contundencia en un discurso confidencial al que ha tenido acceso este medio.

“Estábamos y estamos  muy orgullosos de que Endesa se nos uniera en nuestra expansión internacional. Con Endesa somos mucho más fuertes. Pero nuestro crecimiento ha creado algunos problemas y retos que debemos redirigir y que son parte de las razones por las que necesitamos cambiar”, les dijo Conti a los directivos de la histórica compañía española el pasado año en una reunión privada.

Durante esa convención, el consejero delegado de Enel señaló que “el centro corporativo de Italia se siente amenazado por la lentitud de la integración e intenta dejar clara su posición como the boss. Creció tan ancho –en relación a la cúpula directiva- que cinco torres no son suficientes para contenerla. Ahora, necesitamos racionalizar esta burocracia para ser más efectivos”.

El CEO de Enel insistió en que los directivos de Endesa no se integraron en el grupo italiano a propósito desde que la española fue comprada por la transalpina en 2008. ”El centro corporativo de Madrid se protegió por esa lentitud en la integración, fue defensivo y resistente al cambio. Ahora, para convertirnos en One Company, debemos reducir y disolver la cúpula de Madrid para dejarla en un pequeño grupo y cumplir con nuestras externas obligaciones”.

Respecto a Latinoamérica, la pieza angular de Endesa, Conti aseguró en su intervención que “nos gustaría naturalmente que fuera independiente, pero debe mantener lazos con Madrid”. No obstante, matiza que “deberá reportar al holding”, es decir, a Roma, y no a la central de Endesa como anteriormente, y “reducir su centro corporativo de Santiago de Chile”. Una declaración evidente que demuestra que Enel decidió centralizar todas las decisiones importantes del grupo, dejando a la cúpula de España sin apenas poder.

“Nuestra división internacional es un maravilloso puzle de muchas piezas, pero hay una dramática diferencia de cultura y no estamos bien integrados. Debemos fortalecer nuestra integración con la disciplina y los valores de One Company”, sentenció el consejero delegado de Enel, dueña del 92% del capital de Endesa.  

Conti insistió en varias ocasiones ante el auditorio de Endesa en la falta de alineamiento de los objetivos  -“destruye valor”- entre la cúpula de la empresa española y los de la matriz. Les recordó a los ejecutivos que un año antes les había advertido de que debían de parar de trabajar como “una confederación de negocios y comenzar a trabajar como un único equipo, de un único holding, de un único gobierno”.

El número uno del grupo participado por el Estado italiano les recordó que Enel es un grupo líder en cada segmento del sector eléctrico, con una presencia pionera en las energías renovables y con 61 millones de clientes. “Este es un número que es muy fuerte para olvidar”, les indicó Conti para subrayarles que “nuestro mayor objetivo es que debemos adaptarnos a nuestra forma de pensar y comportarnos”.

Ahorro de 400 millones

“¿Cómo podemos superar este objetivo? Debemos comportarnos como si el valor del grupo fuera lo primero, antes que Endesa, antes que EnelGreen Power, antes que Slovenske, Elektrarne… Repetiré esto muchas veces: el valor del grupo es lo primero. Cuando esto se convierte en nuestro principio guía, alcanzaremos nuestros propósitos”, aseveró Conti para convencer a los directivos de Endesa de la necesidad de integrarse en Enel lo más rápido posible.

Tras un largo discurso de once páginas, el CEO de la compañía con sede en Roma, con problemas financieros por su abultada deuda, destapó el reto esencial de esta reorganización: ahorrar 400 millones de euros al año hasta 2016. Para ello es necesario reducir el número de personas que trabajan en la cúpula y trasladarlas hacia líneas de negocio, así como dar un salto espectacular en eficiencia y economías de escala, indicó Conti.

El resultado ha sido la puesta en marcha de la iniciativa One Company, que deja la estructura organizativa de Endesa en una división de Enel, sin poder en las principales tomas de decisiones, como la financiera, la de compras, la de auditoria, etc. con el visto bueno de su presidente, Borja Prado, y del consejero delegado, Andrea Brentan

 

Volver a las Noticias








Síguenos y compártenos

Síguenos en Facebook, Twitter o por Google Plus y accede a promociones exclusivas:

Comparte este página con tus amigos:

Entérate de las ofertas antes que nadie:

logo footer
LOPD LSSICE
CERTIFICACIÓN ENISA



SSL - Página web segura